Acuerdo para la enseñanza del idioma chino a partir de 2016

El 3 y 4 de diciembre, en el marco de la instalación del Instituto Confucio de China en la Universidad de la República (Udelar), delegaciones de la Universidad de Qingdao encabezada por su presidente Fan Yuejin, y de la Udelar presidida por el rector Roberto Markarian, pusieron a punto el acuerdo que se firmará próximamente para la enseñanza del chino mandarín y el intercambio cultural entre ambas instituciones.

El jueves 3, durante un encuentro preliminar en la sala Maggiolo, el rector mostró alegría por el convenio y recordó que las tratativas insumieron más de siete años. Estaban presentes, además de los rectores el vicerrector de la Udelar, Hugo Calabria, el decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FHCE) -referencia académica del convenio en la Udelar-, Álvaro Rico, la directora del Centro de Lenguas Extranjeras, Laura Massello, la directora general de Relaciones y Cooperación, Ana Castro, la escribana Sandra Rodríguez, el director general de Cooperación Internacional de la Cancillería, Gustavo Pacheco, y representantes de esas áreas en el Ministerio de Relaciones Exteriores y en la Intendencia de Montevideo. En la delegación china participaron los asistentes del presidente, Zhou Xiaoli y Jiang Weidong, y el decano y vicedecano de la Facultad de Administración: Li, Fuha y Liu Qi.
Con más de 900 millones de hablantes, una quinta parte de la población mundial, el chino es el idioma más hablado en el mundo. A través del acuerdo la Universidad de Qingdao aplicará el Examen de Competencia de Chino (HSK), formará instructores del chino mandarín, y brindará información y asesoramiento sobre cultura China. El mandarín es la lengua vehicular de China, un país con fuerte presencia de dialectos regionales.

Además de autorizar el uso de su título, logos y emblemas, el Instituto Confucio proporcionará material didáctico, programas, 3.000 volúmenes de libros de chino, y materiales audiovisuales para la primera vez. También proveerá fondos para la puesta en marcha, y un monto fijo anual de acuerdo con las necesidades que ambas partes definan en conjunto. Enviará instructores chinos con base en los requerimientos de la enseñanza, y pagará sus tarifas aéreas y salarios.

Por su parte la Udelar proporcionará un local apropiado -la sede del Instituto de Linguística de la FHCE en la calle Albo-, equipado con instalaciones de oficina y enseñanza, el personal administrativo necesario, y alojamiento y seguro obligatorio para el instructor chino durante su estadía.